De hecho quien lanza la acusación de forma pública es Leah Rowe. No la propia afectada. Leah, de forma unilateral, ha desvinculado todo el proyecto Libreboot de GNU.

Soy de la opinión que ya que ha saltado a la opinión publica es obligación de la FSF aclarar su parte. Si no lo hace en un tiempo estaría bien presionar a la FSF para que responda.

Saludos.

Responder a