El precio, eso es lo malo. Se escapa, y mucho, de mis posibilidades.

Responder a