Pienso yo que los PowerPC no se enfoca al mercado de consumidores finales: servidores, estaciones de trabajo... Al igual que Xeon en los x86.

Ser el primero que le pone el cascabel al gato: una placa ATX destinada al mercado del consumidor final. Es una apuesta arriesgada. Bajar o reducir costes/beneficios en una plataforma como PowerPC puede ser suicida.


Espero que haya una base de usuarios interesados y permita, a la larga, reducir precio final. Como ya he dicho, una apuesta de presente es ARM y PowerPC.

Responder a